Saltear al contenido principal

Anticonceptivos, métodos de larga duración

Artículo del Dr. Francisco Carmona publicado el 12 de octubre en el suplemento de medicina de El País

Los denominados LARC (acrónimo de su denominación en inglés: Long Acting Reversible Contraceptive Method), son métodos anticonceptivos de larga duración (de 3 a 5 años) con cuyo uso la mujer no tiene que preocuparse de cuando tomarlo o cómo usarlo y puede confiar totalmente en su eficacia, que no depende de fallos en la utilización o de posibles olvidos. Las tasas de embarazos no deseados durante su uso son de menos del 0,8 por ciento en el caso del DIU de cobre y de menos del 0,05 por ciento en el caso del DIU hormonal o del implante subcutáneo, frente al 5-10 por ciento del preservativo o al 3 por ciento de los métodos hormonales. Sus efectos secundarios son escasos y comparables al de los métodos hormonales usuales.

Por otra parte, se trata de métodos con una relación coste-efectividad excelente, ya que tienen un precio muy bajo y, como hemos dicho, su duración es muy larga.

Sin embargo, y a pesar de sus evidentes ventajas, estos métodos son utilizados por un porcentaje muy pequeño de sus potenciales usuarias: el DIU clásico, de cobre, es utilizado por un 3,5 por ciento de las mujeres en España, el DIU liberador de hormonas lo es por el 3,4% mientras que el implante subcutáneo es utilizado únicamente por el 0,8% de las mujeres españolas.

Entre las razones que pueden explicar este hecho se cuentan, sin duda, las que se recogen en el “Atlas Europeo de la Anticoncepción”, un estudio sobre el acceso a la anticoncepción moderna en 45 países de Europa, que revela que la tasa de acceso en nuestro país a los métodos LARC está en niveles similares a los de Rumanía o Croacia y por detrás de Portugal, Turquía e Irlanda. Probablemente, también influye la inequidad existente entre las diferentes comunidades autónomas de España. Únicamente cuatro de ellas financian totalmente los diferentes LARCs, mientras que otras cuatro, entre ellas Madrid y Cataluña, dos de las comunidades más pobladas, ni siquiera financian el DIU de cobre.

Esta baja tasa de utilización de los LARCs podría influir en el hecho de que el número de abortos se mantenga estable en España, entre 94000 y 95000 intervenciones al año, desde 2013. Si tenemos en cuenta que el 78% de las mujeres manifiestan haberse olvidado la píldora al menos una vez en el último año, el 39% manifiestan haberlo hecho al menos una vez durante el último mes y un 19% reconocen olvidar la toma de la píldora al menos una vez por semana y que muchas parejas reconocen “olvidar” el uso del preservativo, se entiende bien que un uso más extendido de los LARCs quizá contribuiría a disminuir el número de embarazos no deseados que finalizan en aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close search
Buscar
PEDIR CITA