Saltear al contenido principal
Desgarro Perineal Durante El Parto Factores De Riesgo Y Prevención

Desgarro perineal durante el parto: factores de riesgo y prevención

El desgarro o trauma perineal es una de las lesiones más frecuentes ocasionada durante el la segunda parte del parto vaginal, cuando ya se ha  alcanzado la dilatación completa y se lleva a cabo la expulsión del bebé. Los desgarros y sus complicaciones, si no son tratados adecuadamente, pueden tener graves consecuencias para el bienestar y la calidad de vida de la mujer.

Lo más importante para el adecuado tratamiento de los desgarros es  su correcta identificación y diagnóstico, ya que es lo que condicionará su posterior manejo terapéutico.

La mayoría de los desgarros perineales de primer y segundo grado, que realmente son  lostipos más frecuentes derivados del periodo expulsivo durante un parto vaginal normal, no requieren de medidas extraordinarias para su curación: Una vez  suturados adecuadamente, se indica reposo, higiene y ejercicios suaves del suelo pélvico según el criterio de  su ginecólogo.

Sin embargo, los desgarros perineales de tercer y cuarto grado, que son los más complejos y los más graves, si no se atienden adecuadamente, pueden tener graves consecuencias y afectar a la mujer tanto a nivel físico como a nivel psicológico y emocional.

El suelo pélvico está formado por una serie de estructuras anatómicas (huesos, nervios, tejido conectivo, músculos) que se encuentran en la pared inferior de la pelvis, es decir, entre la vagina y el ano, sostienen los órganos pélvicos (vejiga, matriz, recto) y contribuyen, entre otras funciones, al control de los esfínteres.

Las heridas o lesiones en el suelo pélvico pueden ocasionar desde molestias leves, hasta incontinencia urinaria y fecal, dolor pélvico continuo o dolor durante las relaciones sexuales. Un diagnóstico correcto y preciso del grado de trauma perineal realizado tras los exámenes médicos pertinentes es fundamental para garantizar que se pueda llevar a cabo el tratamiento más adecuado y efectivo.

GRADOS DE DESGARROS PERINEALES

Los desgarros perineales pueden clasificarse en cuatro grados:

  • Desgarros de primer grado: lesión de la piel perineal y/o mucosa vaginal.
  • Desgarros de segundo grado: lesión de los músculos perineales superficiales, sin afectar el esfínter anal.
  • Desgarros de tercer grado: se considera un trauma perineal severo que afecta el esfínter anal.
  • Desgarros de cuarto grado: se considera un trauma perineal severo que afecta los  músculos del esfínter anal externo e interno y la mucosa rectal.

FACTORES DE RIESGO DEL DESGARRO PERINEAL

Algunos factores se asocian con un mayor riesgo de sufrir durante el parto un desgarro de tercer y cuarto grado:

  • Mayor peso del bebé al nacer (4 o más kilos).
  • Primer parto.
  • Desgarros de tercer y cuarto grado en partos anteriores.
  • Edad gestacional (+ de 40 semanas).
  • Posición del bebé al nacer (de nalgas, de pies, etc.).
  • Parto instrumental: uso fórceps, ventosa o espátula.
  • Episiotomía rutinaria.

INCIDENCIA

En los 250.704 partos atendidos en hospitales públicos españoles durante 2018, se produjeron 3944 desgarros perineales severos (de tercer y cuarto grado), según datos del Ministerio de Sanidad publicados en 2021. Aunque esta cifra puede estar por debajo del número real, debido a que pueden en algunos casos pasar desapercibidos y, en otros casos, existe  falta de diagnóstico y registro adecuado.·        En los partos no instrumentales (201.079), se produjeron 1.772 desgarros perineales severos (0,9%).·        En los partos instrumentales (47.188), se produjeron 2172 desgarros perineales severos (5,2%).

COMPLICACIONES Y SECUELAS

Los desgarros perineales  de tercer y cuarto grado que no son atendidos con los cuidados terapéuticos y la pericia y la técnica quirúrgica adecuadapueden tener repercusiones a largo plazo y afectar a la mujer tanto a nivel físico como a nivel psicológico y emocional.

A CORTO PLAZO

  • Riesgo de sangrados.
  • Infecciones.
  • Cicatrización dolorosa y/o molesta.
  • Edema (acumulación de líquido).
  • Hematoma (acumulación de sangre).

A MEDIO Y LARGO PLAZO

  • Incontinencia urinaria.
  • Incontinencia de gases.
  • Incontinencia fecal.
  • Dolor perineal continuo (en la cicatriz, en la zona circundante).
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales).
  • Prolapso uterino (debilidad del Suelo Pélvico).

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Como medidas de prevención para ayudar a proteger el perineo y reducir la posibilidad de desgarro y trauma perineal de tercer y cuarto grado, puede ser recomendable:

  • Masaje perineal prenatal durante las últimas semanas de embarazo.
  • Entrenamiento prenatal de los músculos del suelo pélvico.
  • Aplicación de compresas tibias / calientes durante la segunda etapa del trabajo del parto.
  • Progreso controlado de la cabeza y los hombros del bebé.
  • Realización adecuada de  la episiotomía.

Para garantizar que se pueda llevar a cabo el tratamiento más efectivo y adecuado, es fundamental realizar un estudio exhaustivo (exploración física, estudios analíticos, radiológicos y urodinámicos, etc) que permita alcanzar un diagnóstico preciso y correcto.

Women’s, a tu lado

Si necesitas más información o quieres realizar alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Whatsapp: 34 934 160 606

email: info@womens.es

Pide cita con nuestro equipo

    Esta entrada tiene 0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    PEDIR CITA