Saltear al contenido principal

Reflejamos en esta sección algunas preguntas frecuentes sobre la endometriosis, lo que se suele conocer también como FAQ (del inglés Frequently Questioned Answers). El Dr. Francisco Carmona, Director Médico de Women’s y especialista en endometriosis es quién da las respuestas.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis se define como la presencia de tejido endometrial fuera de su localización habitual, la cavidad interna del útero. La endometriosis provoca una reacción inflamatoria que provoca dolor y adherencias. Los síntomas de la endometriosis pueden variar durante el ciclo menstrual porque los niveles hormonales varían durante el mismo. Los síntomas suelen empeorar durante el periodo menstrual. Asimismo, mientras muchas mujeres pueden presentar síntomas muy severos, algunas pueden permanecer casi asintomáticas y otras experimentar únicamente molestias leves.

¿Cuáles son los causas de la endometriosis?

No la conocemos. Aunque hay varias teorías, ninguna de ellas ha sido demostrada con certeza. La más aceptada está centrada en la denominada menstruación retrograda. Durante la menstruación, algunos fragmentos viables de endometrio llegan a la cavidad abdominal a través de las trompas de Falopio, se adhieren al peritoneo de la pelvis donde se convierten en lesiones de endometriosis. Los estrógenos juegan un papel crucial en este proceso.

Para explicar porque esto pasa solo en algunas mujeres, aunque la menstruación retrograda es un fenómeno universal, se han argüido razones genéticas o inmunitarias.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

  • Dismenorrea (menstruación dolorosa)
  • Dolor pélvico no menstrual (dolor en la pelvis cuando la mujer no tiene la regla)
  • Dispareunia (dolor con las relaciones sexuales)
  • Esterilidad
  • Cansancio
  • Síntomas intestinales cíclicos: distensión periódica, diarrea, estreñimiento,…
  • Disquezia cíclica (defecación dolorosa)
  • Disuria cíclica (micción dolorosa)
  • Hematuria cíclica (presencia de sangre en la orina)
  • Sangrado rectal cíclico
  • Otros síntomas cíclicos

Entendemos por síntomas cíclicos aquellos que aparece coincidiendo con el inicio de la menstruación (o pocos días antes) y desaparecen con la misma (o pocos días después). Los síntomas aparecen cada mes siguiendo el ciclo menstrual de la mujer.

¿Cómo se clasifica la endometriosis?

Existen diferentes clasificaciones de la endometriosis. La más usada es la de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM por sus siglas en inglés) que clasifica la enfermedad en 4 estadios: 1 (mínima), 2 (leve), 3 (moderada) y 4 (severa). A pesar ser la más utilizada, esta clasificación adolece de diversos defectos. Así, pacientes con el mismo estadio pueden tener formas de presentación diferentes. Además, algunas formas graves de la enfermedad (por ejemplo, las que afectan al intestino o a la vejiga) no están incluidas. y esta es una clasificación postquirúrgica. Por todo ello, es preferible clasificar a las pacientes en función del tipo de endometriosis que presentan, lo que resulta más informativo del pronóstico y del tratamiento que debe ser indicado.

Así, se prefiere clasificar la endometriosis en función del tipo de enfermedad presentada por la paciente: endometriosis superficial peritoneal, endometriosis quística del ovario (endometrioma o “quiste de chocolate”, conocido así por el aspecto de su contenido) y endometriosis profunda (también llamada endometriosis infiltrativa). Estos diferentes tipos suelen presentarse de manera simultánea (esto es, una paciente puede tener más de un tipo de endometriosis en su pelvis).

Endometriosis superficial peritoneal

Las lesiones afectan al peritoneo, que es un tejido muy fino que recubre la pared interna de la cavidad abdominal, como un forro. Las lesiones son planas y oscuras y no infiltran el tejido subyacente.

Endometriosis quística del ovario (endometrioma)

Un endometrioma es un quiste del ovario cuya pared interna está recubierta por tejido endometrial ectópico. El quiste está relleno de un fluido compuesto por sangre antigua. Debido al color y aspecto de este líquido, estos quistes son llamados “quistes de chocolate”. Muchas mujeres con endometriomas tienen también endometriosis profunda, sobre todo si presentan dolor intenso.

Endometriosis profunda

Por último, el tipo más grave de enfermedad es la endometriosis profunda. Así definimos aquellas lesiones de endometriosis 5mm, o más, por debajo de la superficie del peritoneo afectando a los tejidos y órganos que allí se encuentran (intestino, uréter, vejiga urinaria, nervios,…).

¿Se pueden reducir las posibilidades de tener endometriosis?

Debido a que suele existir agregación familiar o a otros motivos, muchas veces los médicos reciben preguntas sobre si es posible prevenir la aparición de endometriosis.

Existen estudios sobre si algún tipo de alimentación, el uso de anticonceptivos hormonales o la práctica de ejercicio físico pueden reducir las posibilidades de desarrollar endometriosis. Sin embargo, los resultados no han demostrado una relación causal, por lo que no se sabe si dichas prácticas pueden prevenir la aparición de la enfermedad. No existen estudios analizando otros factores que pudieran estar implicados.

Por tanto, a día de hoy, no existen maneras de reducir las posibilidades de padecer endometriosis.

¿Puede aparecer la endometriosis fuera de la cavidad pélvica?

Sí. La endometriosis es una enfermedad ginecológica que ha sido encontrada en, prácticamente, todos los tejidos del cuerpo. Cuando aparece fuera de la pelvis suele afectar a los pulmones, la cavidad pleural, el diafragma, el ombligo, la ingle o en cicatrices en el abdomen o en el periné.

Los síntomas que presentan estas pacientes dependen de la localización de las lesiones endometriósicas, pero suelen ser cíclicos. Así, el dolor cíclico en el hombro puede indicar endometriosis en el diafragma. La inflamación cíclica del ombligo, acompañada a veces de sangrado, suele ser secundaria a endometriosis del ombligo y muchas veces es diagnosticada erróneamente como hernia umbilical. Lo mismo ocurre con la inflamación cíclica de la hernia donde muchas veces se comete el error de confundir un foco de endometriosis en esta localización con una hernia umbilical. Los síntomas cíclicos de problemas urinarios no deben llevar al tratamiento automático con antibióticos, sino que deben hacer pensar en una endometriosis vesical. En resumen, todos los síntomas que se relaciona con el ciclo menstrual deben hacer sospechar la existencia de una endometriosis.

¿Cómo se trata la endometriosis localizada fuera de la pelvis?

En muchas ocasiones el tratamiento de la endometriosis extragenital es quirúrgico, aunque esto depende de la localización y de la dificultad y complicaciones previstas en la cirugía. En algunos casos, el ginecólogo puede aconsejar realizar tratamiento médico.

¿Cuál es el objetivo de la exploración física durante la visita?

Durante el examen vaginal, el ginecólogo quiere descartar anomalías en la forma, tamaño y/o movilidad del útero y ovarios, así como la existencia de masas pélvicas, nódulos, zonas dolorosas o distendidas, especialmente en la zona más profunda de la vagina (entre la cara posterior del útero y la anterior del recto). Para ello, utilizará la inspección visual o mediante la inserción de un espéculo, la palpación abdominal o el tacto vaginal o rectal o una combinación de ambos. Aunque en casos de endometriosis peritoneal la exploración clínica suele ser normal, cuando esta es realizada por un experto, puede aportar una cantidad considerable de información en relación al diagnóstico correcto en casos de endometriosis profunda.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de endometriosis?

La mejor opción actual para el diagnóstico de la endometriosis es el uso de la ecografía transvaginal, tanto en su modalidad 2D como en su modalidad 3D, que puede ser usada tanto para el diagnóstico de los endometriomas como para el diagnóstico de la endometriosis profunda, aunque para conseguir el diagnóstico de esta forma de la enfermedad es necesaria la experiencia del operador. La resonancia magnética puede complementar el diagnóstico de extensión de la endometriosis profunda cuando existen nódulos en la parte más alta de la pelvis o fuera de la misma.

Por desgracia, no existen en la actualidad pruebas sanguíneas que confirmen el diagnóstico de endometriosis por lo que no se aconseja el uso de ninguna de ellas; sin embargo, la determinación de la proteína Ca125 puede ser positiva en casos de endometriosis lo que puede ayudar a realizar el diagnóstico en casos seleccionados. Debe recordarse que, en mujeres premenopáusicas, la positividad de esta proteína no es diagnóstica de cáncer de ovario.

¿Cuándo debe realizarse una laparoscopia para confirmar el diagnóstico de endometriosis?

Aunque muchas guías afirman que para obtener el diagnóstico definitivo de endometriosis debe obtenerse una biopsia, hoy en día muchos expertos consideran que, en el contexto de una mujer con síntomas y exploración clínica, ecográfica o mediante resonancia compatibles con endometriosis, es posible iniciar el tratamiento médico y establecer el diagnóstico de endometriosis sin que sea necesario obtener la biopsia.

En ocasiones, incluso es posible realizar el denominado “test terapéutico” con el uso de tratamientos hormonales. Si a pesar de este tratamiento, los síntomas persisten es razonable descartar el diagnóstico de endometriosis. Por todo ello, el uso de la laparoscopia diagnóstica debe restringirse solo a casos muy seleccionados.

Dependiendo de si la endometriosis se da en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga, ¿los problemas que conlleva son diferentes? Si es así, ¿cuáles son los de cada tipo?

Los problemas principales de la endometriosis son dolor y alteraciones de la fertilidad. Están presentes en la gran mayoría de pacientes con endometriosis, sin importar donde se localizan los focos principales. Sin embargo, es cierto que algunas localizaciones concretas pueden presentar algún síntoma más específico. Así, cuando se afecta el intestino suelen ser más frecuentes los síntomas digestivos, por ejemplo , los gases y la hinchazón del abdomen. También en esta localización es frecuente que se alternen episodios de estreñimiento y diarrea. Cuando se presenta sangrado a través del recto durante la regla, es seguro que hay una afectación grave del intestino. Lo mismo pasa con la vejiga cuando la mujer presenta sangrado con la orina durante la menstruación.

¿Qué recomendaría a una mujer joven (de 20-30 años) que acabe de conocer que sufre endometriosis?

Es importante que entienda que, aunque se trata de una enfermedad crónica, se puede conseguir que la mujer haga vida normal en el sentido más amplio de la palabra: que viva sin dolor de ningún tipo , que tenga hijos cuando ella lo decida,…La paciente debe ser aconsejada y guiada por un ginecólogo experto en la enfermedad que será con quien deberá discutir todas las decisiones a tomar.

Más importante aún a mi juicio es aconsejar a aquellas pacientes que presentan síntomas sugestivos y que no han sido diagnosticadas. Una mujer que presente dolor invalidante con la regla, dolor con la penetración profunda, u otros síntomas sugestivos debe siempre ser investigada para descartar endometriosis.

¿Una mujer puede nacer sin endometriosis y desarrollarla , por ejemplo, con 30 años?

Sí. Aunque muchas mujeres presentan síntomas ya desde las primeras reglas, 40 es infrecuente que los quito mas se inicien después de los 20 o 30 años.

¿Con la menopausia los síntomas de la endometriosis desaparecen?

Sí. Aunque en algunas ocasiones los síntomas pueden persistir después de la menopausia, lo habitual es que la endometriosis desparezca con la menopausia ya que , al no haber estímulo hormonal , los focos de tejido endometrial ectópico desaparecen. De hecho, en ocasiones se induce médicamente un estado de pseudomenopausia como tratamiento de la endometriosis.

¿Se pueden tratar los síntomas de la menopausia en mujeres con endometriosis?

La menopausia es el momento de la vida en que cesan las menstruaciones espontáneas. Es un proceso natural que aparece alrededor de los 50 años. La mayoría de mujeres experimentan solo molestias leves, pero algunas pueden sufrir síntomas severos secundarios a la disminución de los niveles de estrógenos. Estos síntomas pueden tratarse con hormonas.

Las mujeres con endometriosis pueden sufrir también estos síntomas, pero en ellas se presenta el problema de que el tratamiento utilizado para disminuirlos puede agravar los síntomas de la endometriosis. Por ello, es importante que las pacientes con endometriosis que llegan a la menopausia discutan con su doctor las ventajas e inconvenientes de recibir tratamiento hormonal durante la menopausia.

¿Está incrementado el riesgo de cáncer en mujeres con endometriosis?

Este tema ha sido profundamente investigado y de los estudios realizados se pueden obtener las siguientes conclusiones:

  • La endometriosis no es una enfermedad premaligna y no provoca cáncer.
  • El número de total de mujeres con endometriosis con cáncer (de todos los tipos) es similar al número total de mujeres sin endometriosis con cáncer (de todos los tipos).
  • Algunos tipos de cánceres son ligeramente más frecuentes en mujeres con endometriosis que en mujeres sin endometriosis (cáncer de ovario y linfoma de tipo No Hodgkin) pero no se dispone de información de cómo disminuir el riesgo de estos cánceres en mujeres con endometriosis.

¿Existen asociaciones de mujeres con endometriosis?

Sí. En muchas Comunidades Autónomas existen asociaciones de pacientes creadas específicamente para dar soporte e información a pacientes con endometriosis y sus familias y mejorar el conocimiento de la enfermedad tanto en el colectivo sanitario como en la sociedad en general.

Todas estas asociaciones disponen de páginas web donde se puede encontrar:

  • Información sobre la endometriosis
  • Historias reales de pacientes
  • Información sobre como contactar con otras mujeres con endometriosis
  • Recibir información sobre médicos y centros especializados en endometriosis en la respectivas CCAA

Tratamiento de la endometriosis

Preguntas más frecuentes relacionadas con el tratamiento de la endometriosis.

¿Debe tratarse la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica. En este sentido, no existe una cura definitiva para ella. Sin embargo, los síntomas de la misma pueden controlarse con el tratamiento adecuado. La comunicación con el ginecólogo es la clave para encontrar el tratamiento que mejor se adapta a cada paciente. Es necesario discutir con el ginecólogo las diferentes opciones que existen en cada caso y plantearle todas las dudas que existan. Este tratamiento puede variar en función de las circunstancias personales de cada paciente y estas pueden variar a lo largo de la vida de la paciente.

Esto significa que el tratamiento puede ser diferente para dos mujeres que presenten formas parecidas de la enfermedad o que una mujer puede recibir tratamientos diferentes a lo largo de su vida dependiendo de sus preferencias, de su edad, de la intensidad de los síntomas o de sus deseos de embarazo.

Es importante recordar que el tratamiento médico es eficaz solo mientras es administrado y que la supresión del mismo implica, en la mayoría de ocasiones, que los síntomas reaparezcan.

Los tratamientos hormonales, ¿cómo ayudan a la mujer que padece endometriosis?

Lo que se consigue con el tratamiento hormonal es, por una parte, disminuir el tamaño y la actividad de los focos de tejido endometrial que han crecido fuera de su lugar habitual y, por otra parte, evitar el crecimiento de nuevos focos .

¿Cuáles son las opciones actuales de tratamiento hormonal de la endometriosis?

Los tratamientos hormonales utilizados actualmente para el tratamiento de la endometriosis incluyen los siguientes:

  • progestágenos (en general, por vía oral o mediante un dispositivo intrauterino)
  • anticonceptivos hormonales combinados (por vía oral o mediante un anillo intravaginal)
  • agonistas de la GnRH
  • otros (entre los que se incluyen los anti-progestágenos y los inhibidores de la aromatasa)

El objetivo del tratamiento hormonal es controlar el dolor por lo que NO debe indicarse para mejorar la fertilidad. La mejor opción para cada caso depende de los síntomas, la eficacia del tratamiento, sus efectos secundarios y de las circunstancias y preferencias de la paciente

Otros factores que han de ser tenidos en cuenta son el coste asociado al tratamiento y la disponibilidad del mismo que puede ser diferente en función del lugar de residencia de la paciente.

¿Cómo actúa el tratamiento hormonal?

La endometriosis es una enfermedad asociada con el ciclo menstrual de las pacientes y depende de la actividad de los estrógenos.

Por ello, el objetivo del tratamiento hormonal es la reducción del dolor mediante la reducción de los niveles de estrógeno. Es importante tener en cuenta que el tratamiento hormonal no cura la enfermedad. El objetivo del tratamiento hormonal es suprimir la actividad de la enfermedad para así reducir el dolor y el resto de síntomas asociados a la misma. Por ello, después de la discontinuación del tratamiento, los síntomas tienden a reaparecer.

¿Cómo actúan los anticonceptivos combinados?

Los anovulatorios hormonales combinados se usan con frecuencia como anticonceptivos y suelen ser bien tolerados. Contienen dosis bajas de dos tipos de hormonas (estrógenos y gestágenos) y reducen los síntomas de la endometriosis mediante dos mecanismos:

  • Reducen la actividad de los folículos ováricos, reduciendo así la formación de estrógenos. Esta baja actividad estrogénica, disminuye la actividad tanto del endometrio localizado en el interior del útero (es decir, en su lugar normal) como en el localizado en los focos de endometriosis de fuera del útero, deteniendo así la enfermedad.
  • Los gestágenos producen un efecto de atrofia directo sobre el endometrio.

El objetivo de incluir bajas dosis de estrógenos en estos preparado es disminuir la aparición de sangrados vaginales irregulares, un efecto secundario que se observa con frecuencia cuando se administran los gestágenos de manera aislada.

Los efectos secundarios de estos medicamentos, aunque presentes, son limitados y los casos graves son muy raros. Presentan también otros efectos beneficiosos (además de los que tienen sobre la endometriosis) que hacen que las ventajas asociadas a su uso superen de largo los riesgos.

Muchas veces, a las pacientes con endometriosis, se les indica que tomen estos medicamentos de manera continuada, es decir sin la semana mensual de descanso, lo que hace que se vean libres del sangrado por deprivación que sí aparece cuando se toman en la forma habitual cuando se indica como anticonceptivo.

Por último, estos fármacos son relativamente baratos y algunos de ellos están financiados por la Seguridad Social. Se pueden encontrar en diferentes formas farmacéuticas: píldoras orales, anillos vaginales y también en forma de parche transcutáneo.

¿Cómo actúan los gestágenos?

Estas sustancias producen también un efecto doble. Tienen una acción directa sobre el endometrio, atrofiándolo y tienen una acción sobre el ovario, produciendo que cese el crecimiento folicular y la ovulación.

En la endometriosis se pueden utilizar diferentes tipos de gestágenos (desogestrel, gestodeno, dienogest, levonorgestrel, medroxiprogesterona, noretisterona,…) y por diferentes vías (oral, subcutánea, intramuscular, intrauterina,…). Todos tienen un mecanismo de acción similar, pero tienen un perfil de efectos secundarios diferente para cada uno de ellos, aunque en todos los casos estos son leves. Se recomienda a las pacientes que comenten cualquier efecto secundario que puedan presentar con su doctor de manera que este pueda ajustar el tratamiento. Los gestágenos son medicamentos que no resultan caros.

Una forma de administrarlos de manera cómoda es mediante la colocación de un dispositivo intrauterino que libera cada día dosis constantes de levonorgestrel. Esta forma de administración presenta escasos efectos secundarios y una gran efectividad en mujeres con endometriosis.

¿Como actúan los análogos del factor liberador de gonadotrofinas (GnRH-a)?

Estas sustancias producen una detención total de la actividad ovárica, alcanzándose niveles muy bajos de estrógenos, muy similares a los observados durante la menopausia. Se pueden administrar por vía subcutánea, intranasal o intramuscular. Son más caros que los anticonceptivos combinados o los gestágenos solos y tienen más efectos secundarios que esos otros medicamentos (inducen un estado de menopausia).

Sus efectos secundarios tienen que ver con el estado de seudomenopausia que inducen e incluyen sofocaciones, sudoraciones, sequedad vaginal y molestias durante las relaciones sexuales, pudiendo llegar a inducir alteraciones del estado de ánimo y del sueño. Su uso continuado puede producir también decalcificación ósea y osteoporosis.

Para reducir estos síntomas muchas veces el ginecólogo indica un tipo especial de tratamiento denominado “add-back therapy”. Esto significa que se añade un tratamiento con estrógenos solos a bajas dosis o con una combinación de estrógenos y gestágenos (también a bajas dosis) que mantienen a la paciente sin efectos secundarios mientras se administran los GnRH-a. Es importante tener en cuenta que las mujeres no alcanzan su masa ósea óptima hasta los 20 o 23 años por lo que no es aconsejable utilizar estos fármacos en adolescentes o mujeres muy jóvenes.

¿Qué otros fármacos hormonales se pueden utilizar?

Los antiprogestágenos (gestrinona) y el danazol son fármacos muy útiles en el tratamiento de la endometriosis sobre la que actúan al modificar el patrón hormonal de la paciente. Sin embargo, los efectos secundarios que presentan (sangrados irregulares, incremento de peso, signos de masculinización,…) hacen que se utilicen con poca frecuencia.

Los fármacos inhibidores de la aromatasa inhiben la acción de una enzima (aromatasa) necesaria para la producción de estrógenos y gestágenos en las células del cuerpo. El resultado es que producen un nivel hormonal muy bajo. Se usan mucho en otras enfermedades, como el cáncer de mama, pero existe poca experiencia sobre su uso en endometriosis. Presentan muchos efectos secundarios (sequedad vaginal, osteoporosis, dolores musculares,…) por lo que solo se utilizan en pacientes con muchos síntomas en las que otros tratamientos han fallado todos los otros tratamientos médicos o quirúrgicos.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los tratamientos hormonales?

Los efectos secundarios de estos tratamientos están relacionados o con los niveles bajos de estrógenos o directamente con el efecto de los gestágenos.

Algunos de estos efectos secundarios son dolor de cabeza, acné, ganancia de peso, sangrados irregulares, cansancio, sequedad vaginal, sofocaciones, osteoporosis y otros. En general, se trata de efectos secundarios poco graves y pasajeros que desaparecen al suspender el tratamiento. En muy raras ocasiones se pueden presentar efectos secundarios graves relacionados sobre todo con alteraciones de la coagulación como trombosis o embolias.

Estos efectos secundarios difieren no solo entre los diferentes tratamientos sino también entre las diferentes pacientes, de tal manera que un determinado tratamiento puede ser una buena opción para una paciente, pero el mismo tratamiento puede presentar efectos secundarios intensos en otra paciente. Es por ello que es muy importante individualizar las opciones en cada paciente.

¿Qué papel juega la cirugía en el tratamiento de la endometriosis?

El objetivo del tratamiento quirúrgico de la endometriosis es la eliminación de todos los focos de la enfermedad (peritoneales, profunda, endometriomas) siendo respetuosos con los diferentes órganos.

En el pasado, estas operaciones se practicaban mediante laparotomía (una gran incisión en el abdomen) pero hoy en día se realizan siempre mediante laparoscopia (cirugía mínimamente invasiva realizada a través de muy pequeñas incisiones en el abdomen) ya que esta técnica se asocia a menos dolor postoperatorio, menos infecciones, menos estancia en el hospital y recuperación más rápida. Las dos técnicas son igualmente efectivas en el tratamiento de la endometriosis.

Hoy en día se considera que el tratamiento quirúrgico debe reservarse para aquellos casos en que el tratamiento médico no es efectivo o para casos especiales en que existen riesgos para la función del riñón o de los intestinos o se busca mejorar la fertilidad de la paciente.

Dado que la cirugía de la endometriosis puede ser técnicamente muy compleja se recomienda que esta sea realizada por cirujanos expertos, idealmente en centros de referencia.

¿Está indicada la histerectomía para el tratamiento de la endometriosis?

Cuando una paciente ha cumplido su deseo reproductivo y otros tratamientos no son eficaces, la extirpación de los ovarios, acompañada o no de la extirpación del útero (histerectomía), puede estar indicada. Esta es una solución radical ya que se va a producir una menopausia quirúrgica con todos los efectos secundarios asociados a la mismo. Es importante resaltar que la cirugía debe incluir la extirpación de todos los focos de la enfermedad ya que si quedan restos de la enfermedad los síntomas pueden persistir.

¿Debe realizarse tratamiento médico para mejorar los resultados de la cirugía?

Aunque añadir tratamiento hormonal después de la operación no aumenta las posibilidades de mejoría de la paciente (estas están en función de la calidad de la misma), es bien conocido que este tratamiento administrado después de la cirugía disminuye las tasas de reaparición de la enfermedad por lo que deberían administrarse siempre si la mujer no quiere quedarse embarazada.

¿Son efectivas las terapias complementarias?

Dadas las limitaciones de las terapias médicas clásicas en la endometriosis, algunas mujeres prefieren utilizar otro tipo de tratamientos para su endometriosis. Estas terapias pueden ser muy populares y entre ellas se encuentran la acupuntura, la homeopatía, cambios en la dieta (incluyendo la toma de vitaminas, minerales y otros suplementos), tratamientos psicológicos, tratamientos con medicina tradicional china, reflexología, ejercicio físico, fitoterapia y otras. Algunas mujeres con endometriosis utilizan estas técnicas para reducir sus síntomas o para mejorar las tasas de embarazo.

Aunque existen evidencias de que algunas de estas terapias pueden ser de alguna efectividad, lo cierto es que a día de hoy solo pueden ser utilizadas de manera complementaria a las terapias médicas tradicionales y nunca como alternativa a las mismas.

Endometriosis y embarazo

La endometriosis es una de las principales causas de infertilidad en la mujer, por ello se suscitan muchas dudas entre las mujeres afectadas sobre todo en lo referente a todo lo que tiene que ver con el embarazo y la posibilidad de tener hijos. Aquí conestamos a este tipo de preguntas.

¿Puede la endometriosis producir esterilidad?

En la mayoría de casos, no. La esterilidad se define como la imposibilidad de conseguir un embarazo después de un año de relaciones sexuales regulares sin protección. Se calcula que solo el 30-40% de las mujeres con endometriosis tienen dificultades para conseguir un embarazo. Por tanto, las mujeres con endometriosis que no quieran quedarse embarazadas deberían discutir con su ginecólogo cual es la mejor opción anticonceptiva para ellas.

Entre las mujeres con endometriosis y problemas reproductivos, la gran mayoría conseguirá un embarazo después del tratamiento adecuado. Este debe ser discutido con el ginecólogo. La cirugía puede ayudar en estos casos y los resultados de los programas de reproducción asistida son los mismos que los obtenidos en mujeres sin endometriosis. Sin embargo, el tratamiento médico utilizado para tratar la endometriosis es siempre anticonceptivo y no aumenta las posibilidades de embarazo espontaneo cuando se suspende. La decisión sobre cuál es la mejor opción en cada caso (reproducción asistida o cirugía) debe tomarse de manera individualizada después de discutir todas las posibilidades entre la paciente y su médico y debería basarse en el tipo y gravedad de la enfermedad y las preferencias de la paciente.

Recientemente se ha demostrado que los embarazos de las mujeres con endometriosis pueden cursar con más complicaciones que el resto por lo que deben ser considerados embarazos de alto riesgo y ser tratados como tales.

Infertilidad, ¿en qué porcentaje se da en la gente con endometriosis?

No se conoce con precisión pero se estima que entre un 30 y un 50 por ciento de las mujeres con endometriosis presentan problemas para quedarse embarazadas.

¿Existen tratamientos para conseguir quedarse embarazada?

Sí. En algunos casos, la cirugía puede aumentar las posibilidades de embarazo espontáneo. En otros casos, la mejor opción es recurrir a técnicas de fecundación asistida. También existen tratamientos médicos experimentales que pueden incrementar las tasas de embarazo. En cualquier caso, debe ser el médico quien aconseje en cada caso sobre la mejor opción para cada mujer.

¿Cuáles son las técnicas de reproducción asistida que se pueden utilizar en mujeres con endometriosis?

Entre las técnicas que se pueden utilizar se incluyen la inseminación intrauterina y las técnicas de fecundación asistida.

En la primera, el semen preparado de la pareja es inyectado en el interior del útero en la época de la ovulación (determinada mediante ecografías seriadas o provocada mediante la estimulación hormonal controlada). Aunque algunos estudios han sugerido que podría ser útil en mujeres con endometriosis mínima, lo cierto es que no puede ser utilizada en casos en que la permeabilidad de las trompas está comprometida o cuando existen anomalías del semen. Además, su efectividad es, en todo caso, escasa, por lo que en muchos casos hay que recurrir a técnicas de fecundación asistida.

Técnicas de fecundación asistida

Estas técnicas son procedimientos en los que el óvulo y el espermatozoide se extraen del cuerpo y se colocan juntos en el laboratorio donde tiene lugar la fecundación. Después, el embrión (óvulo fertilizado) es transferido al útero. Antes de que se extraigan los óvulos, la mujer recibe tratamiento hormonal para estimular la maduración de los mismos en el interior de los folículos.

Esta técnica es la llamada fecundación in vitro (FIV). En la inyección intracitoplasmática (ICSI), que es una técnica similar, un espermatozoide es inyectado en el interior del óvulo en lugar de esperar la fecundación espontánea. Esta técnica (ICSI) se realiza cuando la calidad del esperma no es la idónea. Es muy importante hacer notar que el resultado de las técnicas de fecundación asistida es el mismo que en mujeres sin endometriosis.

¿Se pueden mejorar los resultados de las técnicas de reproducción asistida mediante tratamiento médico o de otro tipo?

Aunque es bien sabido que el tratamiento médico no mejora las posibilidades de embarazo espontáneo en las mujeres con endometriosis, el tratamiento con GnRH-a durante 3 a 6 meses antes del procedimiento de fecundación asistida mejora las tasas de embarazo en mujeres con endometriosis.

Por otra parte, aunque los resultados no son definitivos, parece existir cierta evidencia de que la extirpación quirúrgica previa de los focos de endometriosis puede mejorar las tasas de embarazo en los procedimientos de fecundación asistida en mujeres con endometriosis.

¿Empeora la endometriosis después de procedimientos de fecundación asistida?

Existen diversos estudios que demuestran que la endometriosis no empeora después de un procedimiento de fecundación asistida. Sin embargo, no se puede descartar que algunas mujeres concretas presenten empeoramiento de su situación después de dichos procedimientos.

Si el bebé se desarrolla en el útero y la endometriosis provoca que el tipo de tejido que crece dentro del útero lo haga fuera, ¿esto provoca que incluso si se hace una fecundación in Vitro, el embrión no se “mantenga” con vida en el útero”?

No. La endometriosis no se ha asociado de manera rotunda a una mayor tasa de abortos ( al contrario de la adenomiosis). Sin embargo, algunas formas severas de endometriosis se asocian a más complicaciones durante la gestación.

Aunque padezcas endometriosis, ¿tus óvulos están sanos? ¿Sería posible acudir a un vientre de alquiler?

En principio, la calidad de los óvulos de la mujer con endometriosis en la misma que le de las mujeres de su misma edad que no padezcan la enfermedad. El vientre de alquiler solo estaría indicado en casos de ausencia del útero (ya sea congénita o adquirida). Lo que si está indicado en algunos casos es la donación de óvulos cuando estos se han agotado, a veces como consecuencia de las cirugías previas

Dr. Francisco Carmona. Ginecólogo de Barcelona

Dr. Francisco Carmona

Director Médico de  Women’s

    Pide cita con el Dr. Francisco Carmona

    Acepto la política de privacidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    PEDIR CITA