Saltear al contenido principal

La osteoporosis es probablemente el trastorno metabólico más frecuente de los huesos. Por osteoporosis se entiende la disminución de masa ósea y deterioro de su microarquitectura dando lugar a un aumento de la fragilidad ósea conllevando un aumento del riesgo de fractura. No debe confundirse con la OSTEOPENIA que es la pérdida de una cierta cantidad de hueso en relación con la edad.

La pérdida de masa ósea a cualquier edad es el resultado de dos variables: de la cantidad de hueso conseguida durante el crecimiento (masa ósea máxima) y del ritmo siguiente de pérdida ósea. Los factores que influyen para obtener una masa ósea máxima son de diferente origen, por ejemplo, genético, nutricional, hormonal, paracrino y mecánico. Por lo tanto los factores de riesgo para la osteoporosis pueden asociarse con factores relacionados con una masa ósea baja y con una pérdida prematura o acelerada.

Clínicamente, la osteoporosis, se caracteriza por un mayor riesgo de sufrir fracturas en relación con movimientos habituales y / o traumatismos mínimos o inaparentes.
Es debida a un desequilibrio entre la resorción (destrucción ) ósea que esta aumentada y la formación que esta disminuida. Sin embargo, la osteoporosis postmenopáusica, no es una enfermedad uniforme y su distribución en la población es diferente y varía según los distintos factores que en ella intervienen. En términos generales podemos afirmar que la osteoporosis postmenopausica incidirá más en unos grupos que a otros dependiendo de los llamados “factores de riesgo y / o factores predisponentes”.

De todos los factores de riesgo el más importante y decisivo en la patogenia de la osteoporosis postmenopausica, corresponde a los estrógenos aunque relacionado, en mayor o menor grado, con los demás. Por este motivo, aunque durante el climaterio casi todas las mujeres presentan una mayor pérdida de masa ósea, esta comprobado que no todas desarrollaran una OSTEOPOROSIS.

El que sea un trastorno relacionado con la edad y debido al envejecimiento progresivo de la población, le da importancia creciente, pues puede llegar a afectar al 50% de las mujeres postmenopausicas. La consecuencia principal de este proceso son las fracturas, siendo las más típicas de este proceso : las vertebrales ( 20% de mujeres a los 70 años),las proximales de fémur (16% mujeres a los 70 años), las del tercio distal del radio, costillas, húmero y pelvis. Estas fracturas comportan: una elevada mortalidad inmediata, causada generalmente por complicaciones, tales como la embolia pulmonar y la neumonía; secuelas de invalidez y morbilidad crónica en las fracturas proximales de fémur ( 16% mujeres a los 75 años) y vertebrales ( 20% mujeres a los 70 años) con repercusión en la calidad de vida.

Cómo prevenir la osteoporosis

En cuanto a la OSTEOPOROSIS el tratamiento ideal es el que previene o retarda la pérdida ósea, y evita la aparición de fracturas:

MEDIDAS GENERALES y PROFILÁCTICAS

Deben iniciarse lo antes posible, ya en la infancia y adolescencia, y comprenden:

  • DIETA CORRECTA: Disminuir café, y colas, porque interfieren la absorción, de calcio y aumentan las pérdidas de este por orina y heces.
    En cuanto al alcohol, se aconsejara disminuir al máximo su ingesta porque incrementa la pérdida de masa ósea por interferencia con el metabolismo calcio-fósforo , produce aumento de la secreción corticoidea, mala absorción y alteraciones en el metabolismo hepático de la vitamina D
  • INGESTA CÁLCICA ADECUADA: Aunque todavía existen discrepancias en cuanto a la “ración dietética recomendada” de calcio en la mujer peri y postmenopáusica las necesidades se sitúan entre 800 – 1200 mg. día en la perimenopausia y entre 1200 – 1500 mg. día en la mujer postmenopáusica. Estas recomendaciones deben adaptarse a requerimientos individuales y por lo tanto, verse alteradas si los hábitos alimentarios reflejan ingestas de alimentos con una biodisponibilidad de calcio limitada o un consumo de cantidades excesivas de sodio, proteínas, hidratos de carbono, o empleo de medicamentos que disminuyen la eficacia de la absorción de calcio y/o aumentan la pérdida de calcio por orina.

Una dieta normal sin lácteos contiene unos 300 mg. de calcio, un vaso de leche 240 mg. y 150 gramos de queso fresco 600 mg. Aparte de la leche y sus derivados contienen calcio: col, broquil, judías verdes, sardinas frescas y en conserva, boquerones, hortaliza, endibias, escarola, frutos secos, calamares, gambas, garbanzos.

No existe relación específica entre la ingesta de calcio en la dieta y la excreción urinaria de calcio con ingestas de 1000-1500 mg. día; y no es necesario preocuparse de la posibilidad de formación de cálculos renales en pacientes que no están inicialmente predispuestos a eliminarlo por orina.

Valores recomendados de calcio:

The National Institutes of Health:

  • premenopáusica 25-50 años…………….1000mg/día
  • posmenopáusica < 65 años………………1000mg/día
  • posmenopáusica sin THS………………..1500mg/día
  • mujer > 65 años……………………………..1500mg/día

National Academy of Sciences:

  • mujer de 31-50 años………………………..1000mg/día
  • mujer > 50 años……………………………..1200mg/día

NORMAS HIGIÉNICAS Y PROFILÁCTICAS

  • TOMAR EL SOL (15-20 minutos) después de este tiempo la reacción se satura para que la luz ultravioleta transforme el 7 dehidro-colesterol en vitamina D. Esta reacción fotoquímica se hace en la capa superficial .
  • SUPRIMIR EL TABACO: Contribuye a la pérdida de masa ósea. Adelanta la menopausia por acción sobre el sistema nervioso central (hipotálamo) y por alteración del metabolismo hepático. También por acción directa sobre los ovarios, produciendo su envejecimiento precoz.
  • EVITAR CAÍDAS: Usando bastón si se sienten inseguras, y las mujeres que lleven gafas corrigiendo la graduación tantas veces como sea necesario. Cuidar
    la tensión arterial, vigilar los suelos resbaladizos, bañeras y duchas así como la escaleras.

EJERCICIO FÍSICO

El efecto de la gravedad sobre el hueso y las fuerzas de los músculos contraídos ayudan a mantener un balance positivo entre la formación y la destrucción ósea. La inactividad física, incrementa la resorción y reduce su formación. Numerosos estudios han demostrado que los programas de ejercicio, generalmente de varios meses de duración, incrementan la densidad mineral en mujeres postmenopausicas en comparación con controles que no realizan ejercicios.

Los efectos beneficiosos del ejercicio sobre el hueso se localizan en el cuerpo, es decir, que el fortalecimiento de los músculos de la espalda favorecerá a las vértebras pero no a los huesos del antebrazo.

La duración de la actividad muscular como el estar de pie puede tener mayor importancia que la fuerza o vigor con que se hace la actividad. Este ejercicio deberá hacerse siempre, acorde con la edad, el estado general y óseo de la mujer y por supuesto, de los hábitos deportivos previos.

Las mujeres sin riesgos de fractura pueden hacer cualquier tipo de actividad física. Para las mujeres con riesgo de fractura se aconseja:

  • Andar: A mayor velocidad que la de paseo. Mínimo 30 minutos al día. Combina los estímulos de las fuerzas mecánicas sobre los huesos de la columna y de las extremidades inferiores con los de las contracciones intermitentes de los músculos de la espalda.
  • Ciclismo: Se deben recibir instrucciones preliminares de un fisioterapeuta sobre postura, altura del asiento, selección de la resistencia y velocidad. Debe vigilarse el pulso para evitar el sobreesfuerzo.
  • Ejercicios específicos: Para la espalda a fin de fortalecer los músculos extensores de la columna. Estos músculos se unen directamente a las vertebras por lo que sus contracciones estimularan la formación ósea y reducirán la reabsorción. Estos ejercicios deben ser dinámicos y repetitivos.

No se debe permitir el ejercicio aeróbico, ni los que impliquen saltos o retorcimientos a mujeres con osteoporosis importante, así como los de flexión de la espalda, tampoco deben levantar pesos, al agacharse deberán doblarse las rodillas , se levantaran de la cama con cuidado poniéndose primero de lado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PEDIR CITA