Saltear al contenido principal

Sintomas de la menopausia

salud intima y rejuvenecimiento vaginal

La menopausia se define como el cese permanente de la menstruación derivado de la falta de producción de óvulos y la disminución de hormonas femeninas; como el estrógeno y la progesterona que regulan el ciclo menstrual y son producidas por los ovarios, esto ocurre cuando la mujer alcanza una edad madura entre los 40 y los 59 años, período que dependerá de cada persona, experimentando algunos síntomas de la menopausia como cambios en el ciclo, sofocos, dolor de cabeza, incluso pudiesen presentarse síntomas emocionales incluyendo la tristeza, la ansiedad y cambios en el estado de ánimo.

Según nos recuerda la Dra. Monserrat Manubens, especialistas en la menopausia, este déficit estrogénico repercute en varios aparatos y sistemas del organismo femenino, siendo el aparato genitourinario, el locomotor y el sistema cardiovascular los más afectados.

En Women’s recomendamos que cuando una mujer empieza a sentir los síntomas de la menopausia debe acudir a su especialista en ginecología para planificar como afrontar esta etapa y determinar el tratamiento más adecuado.

Síntomas de la menopausia a corto plazo. El síndrome climatérico

¿Cómo detectar los primeros síntomas de la menopausia? Estos síntomas varían dependiendo de cada mujer, algunas experimentan síntomas en mayor medida e intensidad que otras, de acuerdo a los especialistas esto supone un cambio en la vida reproductiva de toda mujer, el cual se presenta con algunos síntomas físicos y psicológicos, todas las personas expresan los síntomas de manera diferentes; hay quienes desarrollan síntomas graves y otras muy leves, la disminución de los niveles de hormonas femeninas provoca una serie de síntomas asociados con la menopausia:

Este es uno de los primeros síntomas que se presenta cuando la mujer está cercana a la menopausia, alterando su ciclo regular produciéndose los períodos con menos frecuencias con un flujo menor o más abundante de lo habitual.

Es el síntoma más común que se presenta con una sensación de calor que asciende desde el tórax, el cuello y la cara provocando sudoración y enrojecimiento de la piel, acompañado con una serie de características como indisposición estomacal, dolores de cabeza. Los sofocos nocturnos  te despiertan durante la noche de manera repentina.

Se llaman también sofocaciones o crisis vasomotoras y algunas mujeres los refieren como oleadas de calor que recorren el cuerpo desde el pecho, subiendo hacia la cabeza con lo que se produce rubor del escote, cuello y cara; suele acompañarse de sudoración que puede ser mas o menos profusa y en ocasiones de palpitaciones y sensación de angustia.

El mecanismo de producción no esta totalmente aclarado. Se supone guarda relación con la impregnación estrogénica previa y su posterior descenso. Se sabe que las mujeres que nunca han menstruado no tienen sofocos.

Las parestesias son una sensación de hormigueo y de adormecimiento de las extremidades, suele asociarse al “síndrome de las piernas inquietas” mas frecuente en el climaterio tardío (mujeres mayores de 60 años). Este síndrome, obliga a la mujer a levantarse por la noche y a andar para que desaparezcan las molestias.

Las cefaleas y vértigos son frecuentes, se debe descartar una causa orgánica: alteraciones de la vista, artrosis cervical, hipertensión arterial. Sin embargo las migrañas premenstruales que algunas mujeres padecen especialmente intensas en la perimenopausia, suelen desaparecer con la menopausia.

La incontinencia aumenta con los años y la perdida de estreno juega un papel importante ya que los tejidos de la zona urinaria cambian, provocándola perdida involuntaria de orina en cualquier actividad que aplique presión en la vejiga provocando que salgan pequeñas cantidades de orina.

La disminución de estrógenos afecta en la lubricación vaginal causando sequedad vaginal lo que causa dolor durante el coito.

Los síntomas psíquicos de la menopausia

Pueden presentarse cambios bruscos de estados de ánimo, tales como la ansiedad o la tristeza. Cuando se presentan suelen instaurarse en la perimenopausia. La mujer refiere cambios de carácter muy marcados en los días que preceden a la menstruación y que a pesar de ser consciente de que no tiene motivo para ello y quiere frenarlo no le es posible conseguirlo. La emotividad esta muy lábil, pasando del llanto fácil a la irritabilidad por el mínimo motivo.

Disminuye la capacidad de concentración, pero no se pierde la memoria como algunas mujeres creen. En este periodo, también aparece el insomnio,

Una vez establecida la menopausia, la mujer puede referir un estado de ánimo con tendencia a la “depresión”. Si comienzas a percibir este tipo de cambios acude a tu médico de confianza.

Insomnio

Durante la menopausia puedes experimentar insomnio, manifestándose de diversas maneras, incluyendo la dificultad para conciliar el sueño o despertándote de manera repentina durante la noche, lo que puede causar fatiga durante el día debido a la falta de sueño nocturno.

Síntomas a medio

A medio plazo, la caída de los niveles de estrógeno, producen una disminución del trofismo de los órganos que dependen de estas hormonas afectando especialmente a la vagina y también a algunas estructuras del aparato urinario, produciendo atrofia de piel y mucosas y disminución del colágeno, que es el compuesto más importante de los tejidos conectivos, que a su vez será causante de alteraciones en la estática de estos órganos puesto que determina el grado de resistencia y turgencia de los tejidos. Diferenciamos 3 tipos de colágeno, el 1 es el más abundante, esta en la piel, hueso, ligamentos, tendones y arterias.

El contenido de colágeno va variando a lo largo de la vida aumentando hasta aproximadamente los 25-30 años para luego disminuir poco a poco hasta que se instaura la menopausia en que su disminución es algo más rápida.

Las alteraciones típicas son las siguientes

La vagina esta recubierta por un epitelio escamoso poliestratificado dependiente del estímulo estrogénico de manera que cuando disminuyen los niveles de estrógeno, disminuye el proceso de proliferación y como consecuencia de ello disminuye el número de capas del epitelio vaginal, que estará muy adelgazado, y con las terminaciones nerviosas más próximas a la superficie, dando lugar a un aumento de la sensibilidad.

Los estrógenos también regulan la circulación sanguínea de la vagina, y este riego sanguíneo, disminuye paralelamente con la disminución de los estrógenos.

Son síntomas de vaginitis atrófica, la sequedad, la sensación de quemazón y la desaparición o disminución del flujo que también puede modificar el color siendo oscuro rojizo, a veces, en existencia de atrofias muy marcadas, francamente sanguinolento.

El diagnóstico de atrofia vaginal, es clínico, pero la citología vaginal nos indica el índice de maduración y nos confirma el diagnóstico, basándose en la existencia de células superficiales, intermedias o basales (profundas) en el extendido.

Algunas estructuras del aparato urinario, son también dependientes de los estrógenos. Se han encontrado receptores hormonales, tanto de estrógenos como de progesterona en músculos del suelo pelviano ligamentos urogenitales, vejiga, trígono y uretra pero estos receptores no están repartidos por igual en todas las estructuras.

Estudios en mujeres jóvenes han demostrado una clara influencia de la concentración de estrógenos sobre los perfiles de presión uretral en los distintos momentos del ciclo por lo tanto, es lógico pensar que el déficit de estas hormonas será la causante de cierta patología urinaria en la mujer postmenopausica. Por este motivo, hablamos de síndrome genitourinario de la menopausia, pero NO todos los problemas urinarios que se presentan en esta etapa de la vida serán secundarios al hipoestronismo.

Síntomas a largo plazo

Los síntomas a largo plazo son más bien dos patologías relacionadas con la postmenopausia en las que la prevención es muy importante: la enfermedad cardiovascular y la osteoporosis.

La enfermedad cardiovascular (ECV), es la principal causa de mortalidad en la mujer postmenopáusica en países industrializados. Cuando esta enfermedad aparece la mujer acude al especialista generalmente en peores condiciones que el hombre, la evolución es más grave cursando con mayor mortalidad. Los estudios han demostrado que los estrógenos pueden constituir uno de los factores principales de protección de la ECV, por ello la disminución de los mismos provoca esta enfermedad.

La osteoporosis es el trastorno metabólico más frecuente de los huesos. Clínicamente la osteoporosis se caracteriza por un mayor riesgo de sufrir fracturas con movimientos habituales y/o traumatismos mínimos.

Nuestra especialista en Menopausia

La Dra Montserrat Manubens ginecóloga con más de 30 años de experiencia, especializada en el estudio y tratamiento de la menopausia.

Dra. Montserrat Manubens

Especialista en el estudio y tratamiento de la menopausia.

    Pide cita con la Dra. Monserrat Manubens

    Acepto la política de privacidad

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Close search
    Buscar
    PEDIR CITA