Saltear al contenido principal
Incontinencia Urinaria Femenina: Prevención Y Tratamientos

Incontinencia urinaria femenina: prevención y tratamientos

El primer paso es acudir a la consulta del especialista, hablar con él y explicarle lo que ocurre. Es fundamental que tu ginecólogo conozca tus circunstancias personales y realice el estudio necesario (exploración física, estudios analíticos, radiológicos y urodinámicos) para llegar al diagnóstico correcto e iniciar el tratamiento más efectivo.

Según sea el tipo de incontinencia urinaria, los tratamientos incluyen fármacos, fisioterapia, ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico y diferentes soluciones quirúrgicas.

Para decidir e iniciar el tratamiento más adecuado, es muy importante conocer los síntomas y esclarecer el tipo de incontinencia y sus causas.

Tipos de incontinencia

  • Si cuando ríes, toses, estornudas o levantas pesos se produce un escape involuntario de orina, podría tratarse de Incontinencia Urinaria de Esfuerzo.
  • Si tienes la necesidad repentina de orinar (cuando oyes correr el agua o estas a punto de llegar a casa), pero no puedes hacer nada por impedirlo, podría tratarse de Incontinencia Urinaria de Urgencia.
  • Si se combinan los síntomas o las circunstancias, podría tratarse también de una incontinencia mixta, de esfuerzo y de urgencia.
  • Y, en cualquier caso, pueden haber otras causas que resulta imprescindible detectar, como enfermedades  neurológicas, alteraciones de la uretra, consumo de ciertos medicamentos, etc.

Cómo prevenir o minimizar la incontinencia

En Women’s Carmona Dexeus sabemos que cuidarse y hacer una buena prevención puede ser el mejor tratamiento para la incontinencia urinaria.

Por ello, a nuestras pacientes les recomendamos lo siguiente:

  • Después del embarazo (y en tus revisiones anuales) es imprescindible que tu ginecólogo compruebe el estado de la musculatura del suelo pélvico y te aconseje sobre cómo hacer una buena prevención.
  • Mantén una dieta equilibrada y evita el sobrepeso.
  • Si fumas, déjalo y evita la tos crónica.
  • Reduce o elimina de tu dieta el consumo de café, té, alcohol, bebidas gaseosas y comidas picantes.
  • No bebas antes de irte a dormir ni antes de practicar ejercicio físico.
  • Aumenta el consumo de fibra para evitar el estreñimiento.
  • No te “aguantes” y orina de manera regular para no forzar la vejig
  • Evita los ejercicios o deportes de impacto.
  • Ejercita y refuerza la musculatura que rodea la zona vaginal y anal del suelo pélvico, pero hazlo siempre con el asesoramiento de un fisioterapeuta especializado,

 

Y recuerda que, por mínimo que sea el síntoma, por anecdótico que parezca, es aconsejable que acudas a la consulta de tu ginecólogo porque cuanto antes apliquemos las medidas adecuadas, más fácil será conseguir que la situación se solucione.

Pide cita con nuestro equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close search
Buscar
PEDIR CITA