Saltear al contenido principal
La Falta De Deseo Sexual

La falta de deseo sexual

Hay etapas en la vida de una persona en las que disminuye el deseo sexual. Si la falta de interés por el sexo se prolonga, puede llegar a convertirse en una preocupación importante. No hay porqué conformarse con esta situación: con la ayuda de buenos profesionales, podemos descubrir las causas y elaborar la solución.

A cualquier edad, las circunstancias vitales pueden variar y afectarnos en lo más personal: un problema de salud, dificultades económicas, exceso de trabajo, relaciones familiares difíciles o la falta de tiempo de calidad pueden rebajar enormemente nuestro deseo sexual y afectar a nuestra vida individual, íntima y de pareja.

Estamos cansados o estresados, el sexo no nos apetece, no encontramos el momento adecuado, no lo disfrutamos o sentimos molestias al hacerlo y, cuando nos damos cuenta, ha pasado el tiempo y empezamos a pensar que quizás tengamos un problema sin solución.

He perdido el deseo ¿Qué me ocurre?

Para tratar adecuadamente la falta de deseo sexual, es importante que descubramos y evaluemos las posibles causas que la provocan y analicemos el ciclo de la respuesta sexual normal.

En muchas ocasiones será necesario valorar si las causas son psicológicas, físicas o mixtas. Se puede dar el caso de que converjan causas psicológicas y orgánicas, lo que haría necesaria la intervención de profesionales de varias especialidades, como ginecólogos, psicólogos o fisioterapeutas de suelo pélvico.

Las causas que pueden originar el deseo sexual hipoactivo o el trastorno del interés y la excitación sexual femenina son múltiples:

  • Dificultades en la comunicación con la pareja, discrepancia en la forma de entender la sexualidad, monotonía, faltas de respeto o violencia sutil.
  • Problemas de autoestima o imagen corporal.
  • Crisis vitales, duelos, estrés, traumas, alteraciones psicológicas o infertilidad.
  • Educación sexual restrictiva, desconocimiento del funcionamiento erótico-sexual del propio cuerpo, experiencias sexuales negativas o orientación sexual no autoaceptada.
  • Problemas de salud o enfermedades.
  • Grandes cambios vitales como el embarazo o el postparto.

¿Es posible volver a disfrutar de la sexualidad?

Sean cuales sean los motivos, al perder el deseo se entra en una espiral en la que se evita mantener relaciones sexuales y se acaba por sentir inseguridad, baja autoestima, ansiedad y un malestar que obstaculiza las relaciones interpersonales yt provoca el distanciamiento afectivo de la pareja.

Por ello, en Women’s Carmona Dexeus sabemos que es fundamental dar un paso adelante, recurrir a los profesionales adecuados y averiguar qué nos ocurre y qué está provocando esta situación.

Hablar con un profesional en un ambiente de calma y privacidad puede ser la mejor ayuda para iniciar el camino que nos permita encontrar una solución y volver a disfrutar de la sexualidad.

Pide cita con nuestro equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close search
Buscar
PEDIR CITA