Saltear al contenido principal
Menopausia Y Síndrome Del Ojo Seco

Menopausia y síndrome del ojo seco

En este breve artículo os quiero hablar del conocido como síndrome del ojo seco en la menopausia. Por menopausia entendemos el cese permanente de la menstruación. Es un diagnóstico retrospectivo, hablamos de menopausia cuando ha transcurrido un año desde la última regla y sin haber tenido ningún sangrado menstrual. Suele producirse por término medio a los 50 años.

Los síntomas y alteraciones que se presentan en esta etapa son varios, no se dan en todas las mujeres, ni en la misma intensidad y algunas de las alteraciones se producen años después del cese de la regla.

Los síntomas más típicos son las sofocaciones y la sequedad de piel y mucosas especialmente la vaginal, pero también puede afectar a los ojos, siendo una de las causas más frecuentes el conocido como ojo seco  la que se asocia con la menopausia.

Existen principalmente dos tipos de ojo seco. Uno  de ellos se debe a una disminución en la producción de la lágrima, es el tipo menos frecuente, se denomina ojo seco acuo-deficiente y puede estar relacionado con enfermedades de tipo autoinmune, como el síndrome de Sjögren y la artritis reumatoide. El otro tipo de ojo seco, el más frecuente, se produce por un problema de calidad de la lágrima y no de cantidad. Se conoce como ojo seco evaporativo. Este tipo se relaciona más con mujeres, mediana edad, enfermedades sistémicas como la rosácea, desequilibrios hormonales bien por el uso de anticonceptivos o en la menopausia, y con patología palpebral.

El síndrome del ojo seco afecta más a mujeres que hombres, porque los esteroides sexuales actúan sobre las glándulas lagrimales y Meibomio, la conjuntiva y la córnea, por lo tanto,  el descenso de las hormonas sexuales debido a la menopausia, produce alteraciones en el epitelio de la superficie ocular, en las glándulas anteriormente citadas (lagrimales y  Meibomio), provocando la molesta sensación de “arenilla”, con picor, pesadez en los párpados, visión borrosa  que en algunas pacientes, afecta a su calidad de vida. Suele presentarse asociado a otros trastornos generales propios de la menopausia. Quizás lo que más destaca en nuestros pacientes es la ansiedad que ocasiona el proceso ocular.

Los síntomas más representativos del síndrome del ojo seco tanto en la menopausia como en adultos mayores se pueden presentar de la siguiente manera:

  1. Irritación en los ojos
  2. Pesadez en los párpados
  3. Visión borrosa en algunos pacientes
  4. Incremento del lagrimeo en los ojos a consecuencia de la sequedad ocular y mala lubricación
  5. Picor
  6. Sensación arenosa
  7. Cansancio ocular
  8. Ojos muy acuosos
  9. Ojos sensibles a la luz

Tratamiento del ojo seco en la menopausia

Por lo general, es muy probable que uno de los tratamientos para el síndrome del ojo seco sean las lágrimas artificiales. Sin embargo, cuando el síndrome del ojo seco se presenta en la menopausia, lo más idóneo es trabajar en conjunto con  los especialistas en los temas patológicos correspondientes como el oftalmólogo, el endocrino y el ginecólogo a fin de tratarlas zonas afectadas por la menopausia y el síndrome del ojo seco.

Pide cita con nuestro equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close search
Buscar
PEDIR CITA