Primera visita ginecológica

Preguntas frecuentes sobre… Primera visita ginecológica

La primera visita al ginecólogo suele ser motivo de inquietud para muchas adolescentes y mujeres jóvenes.

Es importante que un especialista en ginecología pueda asesorar, aconsejar, informar y guiar en cuestiones tan relevantes para la mujer como su salud íntima.

Por ello, el equipo médico de Women’s CD presentamos a continuación las respuestas a las  preguntas más frecuentes relativas a la primera visita ginecológica.

¿A qué edad hay que ir al ginecólogo por primera vez?

A partir de los 12-13 años podría ser conveniente que se lleve a la adolescente a la consulta para empezar a establecer una relación de confianza con el ginecólogo, familiarizarse y normalizar las revisiones, solventar dudas sobre la regla, la higiene íntima o los métodos anticonceptivos.

No hay una edad exacta para ir al ginecólogo por primera vez, pero si tienes  preocupaciones o dudas y quieres que te asesoren o  aconsejen, ve al ginecólogo y habla con él o ella.

También es muy necesario acudir a tu ginecólogo si se ha empezado o se va a empezar a tener relaciones sexuales.

¿Y si me duele la regla?

Si te duele la regla (antes, durante, después), si es irregular (se atrasa o se adelanta), si el sangrado es muy abundante o si tienes cualquier otra preocupación, no lo dudes: ve a la consulta y explícaselo a tu ginecólogo.

Si tienes 15 o 16 años y no tienes la regla, también es conveniente acudir a la consulta.

¿Cómo me preparo para la revisión?

No es necesario prepararse de una manera especial, pero sí es mejor realizar la visita cuando no tienes la menstruación.

¿Puedo entrar acompañada a la consulta del ginecólogo?

Sí, puedes entrar acompañada, pero también puedes permanecer acompañada un rato y luego, para hablar de cosas que consideres más íntimas, tu acompañante puede salir de la consulta durante unos minutos y tú charlar a solas con tu ginecólogo o ginecóloga.

¿Puedo entrar sola a la consulta del ginecólogo?

Sí, si vas a estar más cómoda o te parece que así te será más fácil explicarle a tu ginecólogo o ginecóloga algo que te preocupa y no quieres que otras personas escuchen, podrás estar tú sola en la consulta.

1.       ¿Por qué se me escapa el pis al reír o al toser?

Son muchas las mujeres que al reír, toser, estornudar, al levantar un peso o, incluso, al mantener relaciones sexuales, pueden tener pérdidas involuntarias de orina.
La incontinencia es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes: se calcula que al menos un 30% de la población femenina sufre o ha sufrido escapes de orina.
A menudo nos da vergüenza hablar de ello y por eso muchas mujeres ignoran que es un trastorno muy frecuente y que una gran mayoría de pacientes que reciben consejo profesional y tratamiento médico adecuado solucionan o mejoran los síntomas gracias a que reciben asesoramiento médico y tratamiento personalizado.

2.    ¿Se puede prevenir la incontinencia urinaria?

Sí, para prevenir y evitar problemas futuros es importante empezar a edades tempranas a ejercitar la musculatura pélvica, pero siempre siguiendo el consejo y el asesoramiento de tu ginecólogo.
El esencial que después del embarazo le prestemos una especial atención a fortalecer la musculatura pélvica y le demos la importancia que realmente tiene para nuestra salud y para nuestro bienestar.

3.    ¿Qué es el suelo pélvico y qué relación tiene con la incontinencia?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos, nervios y tejidos que sostienen la vejiga, el útero y el recto, y ayudan a mantener el control sobre la vejiga y los movimientos intestinales.
Tras el embarazo, el parto o la llegada de la menopausia, frecuentemente se produce un debilitamiento del suelo pélvico y, por esta causa, muchas mujeres padecen incontinencia urinaria en mayor o menor grado.
También la obesidad, los esfuerzos y practicar deportes de alto impacto pueden alterar la actividad del suelo pélvico, provocar que no funcione correctamente y aumentar la probabilidad de sufrir incontinencia.

4.       Tengo incontinencia urinaria, ¿hay solución?

La incontinencia urinaria es mucho más que una molestia, pero tiene solución y puede ser tratada de manera efectiva.
Las claves del éxito terapéutico se centran en no dejar que pase el tiempo: si tienes síntomas, es importante que realicemos un diagnóstico temprano, averigüemos cuál es el tipo de incontinencia y diseñemos las estrategias terapéuticas y los tratamientos más adecuados.

5.       La incontinencia, ¿se puede tratar con fisioterapia?

Si se puede, porque si reeducas, tonificas y fortaleces la musculatura pélvica (siempre convenientemente aconsejada y dirigida por expertos profesionales), harás una buena prevención de la incontinencia o, si ya tienes síntomas, la tratarás de manera efectiva.

6. ¿Cuál es el mejor tratamiento para la incontinencia urinaria?

Según sea el tipo de incontinencia urinaria, los tratamientos incluyen fármacos, ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico y diferentes soluciones quirúrgicas.
Para decidir e iniciar el tratamiento más adecuado, es muy importante conocer los síntomas y esclarecer el tipo de incontinencia y sus causas.
Para empezar, lo esencial es que acudas a la consulta del genecólogo, hables con él y le expliques lo que ocurre. A continuación, realizaremos el estudio necesario (exploración física, estudios analíticos, radiológicos y urodinámicos) para llegar al diagnóstico correcto e iniciar el tratamiento más efectivo.

7. La incontinencia urinaria, ¿se opera?

Además de los tratamientos conservadores, en Women’s Carmona Dexeus somos experimentados especialistas en cirugía mínimamente invasiva por vía laparoscópica y vaginal.
Son tratamientos quirúrgicos que, tras un periodo de 24 horas, permiten que la paciente se recupere y pueda volver a casa.
Por ello, es importante que no dejes que el problema se agrave: pide cita y consulta con tu ginecólogo, estudiaremos la situación y te asesoraremos sobre cómo prevenir la incontinencia y sobre los tratamientos que más te convienen.

Consulta con nuestros especialistas

Tipo de visita

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS

Aunque se tienda a silenciar el duelo, para superarlo es necesario entender el proceso y tener en cuenta que, dependiendo del caso y de la persona, tiene unas fases que pueden darse en uno u otro orden y con distintos grados de intensidad.
Una de las consecuencias o síntomas que suelen presentar las mujeres con endometriosis y/o adenomiosis son los niveles bajos de hierro. Por ello, resulta muy útil conocer qué alimentos y en qué proporción podemos incorporar a la dieta para ayudar a aumentar el consumo de hierro.
La obesidad y el sobrepeso se asocian con la infertilidad o la subfertilidad tanto en la mujer como en el hombre. Por cada punto que aumenta en la mujer el Índice de Masa Corporal, las posibilidades de embarazo pueden disminuir hasta en un diez por ciento. En el hombre, la obesidad provoca un descenso del número y la movilidad de los espermatozoides y puede ocasionar disfunción eréctil.

PIDE CITA

Abordar la salud de forma integral y llevar un estilo de vida saludable te hará sentir mucho mejor.

Descubre cómo el Láser CO2 ginecológico puede ayudarte a mejorar tu bienestar íntimo.

HORARIO

L- J:
09:00 – 20:00 h.
V de 9:00 a 14;00