Saltear al contenido principal

Síndrome de ovario poliquístico

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es una alteración heterogénea y una de las afecciones endocrinas en mujeres de edad fértil (se calcula  que afecta a entre el 5 y el 20% de las mujeres en esa franja de edad).

Su expresión clínica es muy variable pero frecuentemente incluye falta de ovulación u ovulaciones irregulares y escasas (con la consecuente infertilidad asociada), manifestaciones de hiperandrogenismo (exceso de ve­llo,  acné,…) y una ecografía típica con ovarios aumentados de volumen y un número alto de folículos antrales.

Hoy sabemos, además, que estas alteraciones son solo  un  síntoma de un trastorno metabólico más amplio y severo en el que la resistencia a la insulina (RI) juega muchas veces un papel central. Así, la RI está presente en el 70-80% de las mujeres obesas y en el 15- 30% de las mujeres delgadas con este SOP resultando en un incremento compensatorio de  la insulina, lo que  representa por un  lado la co­nexión entre los trastornos endocrinos y metabólicos del SOP y la causa de muchos de los síntomas del SOP.

Además de los síntomas mencionados anteriormente, las pacientes con SOP presentan un riesgo aumentado de di­ferentes problemas de salud a largo plazo incluyendo obesidad, complica­ciones obstétricas, diabetes del adulto, enfermedades cardiovasculares y alteraciones psicológicas y del carácter.

Además, recientemente se ha su­gerido una asociación entre el SOP y un incremento de riesgo de cáncer de endometrio y de cáncer de ovario. El tratamiento clásico consistía en inductores de la ovulación  y/o  fe­cundación in vitro para tratar la infer­tilidad asociada y en anticonceptivos con acción antiandrógenica para fre­nar las manifestaciones de hiperan­drogenismo asociadas y para tratar simultáneamente las alteraciones menstruales. Sin embargo, estos no dejaban de ser tratamientos sinto­máticos que no trataban la raíz del problema.

Más tarde se incluyó la metformina, una sustancia que aumenta la sensibilidad a la insulina, en las pautas terapéuticas obteniéndose resultados mucho más positivos en cuan to a la resolución de los pro­blemas presentados por las pacien­tes, pero a costa de presentar efectos secundarios gastrointestinales fre­cuentes, sobre todo dolor abdominal , náuseas y diarreas. En algunas oca­siones poco frecuentes las pacientes pueden presentar problemas mucho más serios como acidosis metabólica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close search
Buscar
PEDIR CITA