La Fecundación In Vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida mediante la que se fecundan los ovocitos por los espermatozoides, fuera del cuerpo de la mujer.

¿En qué consiste la Fecundación In Vitro (FIV)? Fases

En esta primera fase se estimula el ovario con hormonas, denominadas, gonadotropinas, para incitar la producción de un mayor número de folículos, dentro de cada uno de ellos se encuentra un ovocito.

La duración del tratamiento dura aproximadamente de siete a diez días.

Tras alcanzar la maduración ovocitaria, e inmediatamente antes de que se produzca la ovulación, se lleva a cabo la aspiración del líquido intrafolicular para obtener de esta manera los ovocitos. La punción se lleva a cabo en quirófano, vía vaginal guiada por ecografía, y bajo sedación. La duración de la punción folicular es de aproximadamente 20 minutos y es de ámbito ambulatorio.

Los ovocitos, una vez en el laboratorio, son clasificados según el grado de madurez a la espera de ser inseminados al cabo de cuatro a seis horas.

Según las características clínicas de cada pareja se escoge la técnica más apropiada:
 

Inseminación convencional

La inseminación convencional, consiste en depositar en una placa de cultivo debidamente identificada los espermatozoides con los óvulos maduros, manteniendo la placa a 37ºC de temperatura y condiciones de humedad y gasificación apropiadas. El embriólogo valorará a las 24 horas si se ha llevado a cabo o no la fecundación.

Microinyección espermática (ICSI)

Esta técnica consiste en inyectar mecánicamente un único espermatozoide en el interior del ovocito y está indicada en casos de factor masculino sin resolver mediante FIV convencional, esterilidad sin diagnóstico o en fallos anteriores de fecundación.

Trascurridas 18-20 horas, los ovocitos fecundados presentan dos pronúcleos en su interior (uno masculino y otro femenino) y dos corpúsculos polares en el espacio perivitelino. Estos preembriones se transfieren a un nuevo medio de cultivo que permitirá su desarrollo hasta el estadio de embrión.

La primera valoración embrionaria se llevará a cabo 48 horas después de la punción, observando: El número de células; el tamaño y morfología celular; el porcentaje de fragmentación y la nucleación celular. El período de cultivo in vitro hasta el día de la transferencia puede variar de 2 a 6 días, dependiendo del equipo médico–biólogo.

La transferencia embrionaria consiste en depositar los embriones seleccionados en el útero de la paciente, por vía vaginal y guiándose a través de un ecógrafo. El proceso es indoloro, dura unos minutos y no requiere ningún tipo de sedación.

El número de embriones a transferir puede variar en cada caso, el objetivo es dar las máximas posibilidades de embarazo y minimizar las probabilidades de embarazo múltiple.

Los embriones que no se han depositado en el útero de la paciente durante la transferencia son congelados mediante la criopreservación, técnica de la vitrificación que permite conservar embriones para su posterior utilización, ya sea porque no hay embarazo, o bien cuando desee una nueva gestación. Sin embargo, no todos los embriones restantes pueden ser congelados, sólo se congelan aquellos que presentan una correcta evolución.

Dos semanas después de la transferencia embrionaria, es factible detectar la hormona de embarazo (B-HCG) en sangre y así poder confirmar si se ha producido o no la gestación. Si el resultado es positivo, se deberá realizar una ecografía vaginal dos semanas después, con el fin de visualizar el saco gestacional.

¿Cuándo está indicada la Fecundación in Vitro (FIV)?

  • Parejas con diferentes causas de esterilidad como la endometriosis, obstrucción tubárica, síndrome del ovario poliquístico, baja reserva ovárica, factor masculino.
  • Parejas del mismo sexo que deseen ser madres. (Se estudiará la técnica que mejor se ajuste,  también se puede optar por Inseminación Intrauterina con semen de donante* (IAD))
  • En parejas en la que no ha funcionado la Inseminación Artificial u otras técnicas de reproducción asistida.
  • Mujeres que deseen ser madres sin pareja  (Se estudiará la mejor técnica que mejor se ajuste,  también se puede optar por Inseminación Intrauterina con semen de donante (IAD))
  • En edad avanzada
  • Esterilidad de origen desconocido.

¿Qué dice la ley sobre la FIV?

La Ley 14/2006 del 26 de mayo sobre técnicas de reproducción humana asistida determina que:

  • El número máximo de embriones a transferir en 3. Por ello, sólo transferiremos un máximo de 3 embriones. En el supuesto de disponer de embriones sobrantes, procederíamos a su congelación, previo consentimiento de la pareja.
  • Citando el artículo 6: “Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa.La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual.”

*Técnicas de Reproducción Asistida con semen de donante:  En los casos donde se necesita semen de donante, el equipo médico especialista, determinará el que mejor se ajuste a características inmunológicas y físicas de la mujer. Todos los datos del donante  y de la benefactora se mantendrán, con estricto anonimato, custodiados en el centro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search
PEDIR CITA