¿Qué son los miomas? Tratamiento y Diagnóstico 

Los miomas uterinos, también conocidos como fibromas uterinos o leiomiomas, son tumores no cancerosos que se desarrollan en el útero. 

Más de la mitad de las mujeres durante la edad fértil tienen miomas, pero no todas tienen síntomas.

Si no tienes síntomas, probablemente no será necesario iniciar un tratamiento. Pero si sufres un sangrado menstrual abundante o irregular, dolor u otras molestias, o si deseas buscar el embarazo, es conveniente que pidas cita con el ginecólogo. 

En Women’s llevaremos a cabo las pruebas que nos permitan alcanzar un diagnóstico certero e iniciar el tratamiento más adecuado para ti, para tu salud y tu bienestar.

¿Qué son los miomas?

Los miomas uterinos son tumores benignos muy frecuentes que se desarrollan en o sobre las paredes musculares del útero.

Según sea su ubicación, lo cerca o lejos que estén de la capa interna del útero (el endometrio), los miomas se clasifican en submucosos, subserosos, intramurales y transmurales.

  • Miomas submucosos: Los miomas submucosos se desarrollan en la parte más interna de la capa muscular del útero. Son los que presentan más síntomas.
  • Miomas subserosos: Los miomas subserosos suelen ser asintomáticos y se desarrollan en la parte más externa de la capa muscular del útero.  
  • Miomas intramurales: Los miomas intramurales se desarrollan en la parte más central de la capa muscular del útero (miometrio), sin alcanzar la parte más interna ni la más externa. 
  • Miomas transmurales: Los miomas transmurales afectan a toda la capa muscular del útero, desde la parte más externa hasta la más interna, y pueden alcanzar un tamaño que distorsione el endometrio y la capa que cubre el exterior del útero.

Las causas de la aparición de los miomas no se conocen con exactitud, pero se considera que en su evolución intervienen factores hormonales y factores genéticos.

Con frecuencia, los miomas no provocan síntomas y pasan desapercibidos. Por ese motivo, suele ser en las revisiones ginecológicas anuales cuando solemos detectar su presencia. 

Los síntomas de los miomas dependen de su número, tamaño y ubicación. Los principales son los siguientes:

  • Sangrado menstrual abundante.
  • Sangrado irregular.
  • Periodos menstruales que duran más de lo normal.
  • Anemia.
  • Dolor pélvico o dolor lumbar.
  • Sensación de peso en la parte baja del abdomen.
  • Presión en la vejiga y necesidad de orinar con mayor frecuencia. 
  • Molestias durante la relación sexual.
  • Infertilidad.

Es importante destacar que entre el 10 y el 30% de las mujeres con miomas sufren complicaciones relacionadas con la fertilidad y el embarazo.

Los miomas pueden deformar la cavidad uterina, provocar infertilidad, incrementar la tasa de abortos, restringir el desarrollo fetal y ocasionar partos prematuros o dificultades durante y después del parto, según sea su localización, número y tamaño. 

Por ello, si deseas ser madre, puede ser conveniente eliminar los miomas mediante el tratamiento médico o quirúrgico más adecuado a tus circunstancias personales.

¿Cómo se diagnostican los miomas?

Los miomas uterinos se pueden detectar con una entrevista clínica, una exploración física y una ecografía ginecológica que nos permite precisar tanto la presencia de miomas, como su número, tamaño y ubicación exacta.

El diagnóstico preciso de los miomas uterinos es muy importante para determinar el tratamiento individualizado más adecuado. 

Algunos de los exámenes o pruebas que podemos llevar a cabo para alcanzar el diagnostico, son las siguientes.

  1. Entrevista clínica y exploración ginecológica

Realizaremos una entrevista detallada para recopilar información sobre tus síntomas, tu historial menstrual y tus antecedentes médicos y familiares. A continuación, llevaremos a cabo un examen físico.

  1. Ecografía ginecológica 

La ecografía ginecológica es una prueba rápida e indolora que generalmente realizamos por vía transvaginal. 

La ecografía nos permite examinar mediante ultrasonidos los órganos internos de la pelvis, con el objetivo de detectar o descartar posibles anomalías o patologías y, si es el caso, visualizar los miomas y determinar su ubicación, tamaño y cantidad.

  1. Resonancia magnética (RM)

La resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético para crear imágenes detalladas del útero y los miomas. La RM es especialmente útil cuando se necesita una evaluación más precisa de la ubicación y el tamaño de los miomas.

  1. Tomografía computarizada (TC)

La tomografía computerizada es una prueba menos común que la ecografía y la resonancia magnética que también podemos utilizar para diagnosticar miomas uterinos. Proporciona imágenes detalladas en cortes transversales del útero.

  1. Histeroscopia

En una histeroscopia, se introduce un pequeño tubo con una cámara (histeroscopio) a través del canal cervical hacia el útero. 

La cámara nos permite examinar la cavidad uterina directamente y detectar miomas submucosos (miomas que crecen en la pared interna del útero).

¿Cuáles son las causas de los miomas uterinos?

Las causas exactas de los miomas uterinos no se conocen completamente, pero se cree que hay múltiples factores que pueden contribuir a su desarrollo. 

Algunas de las posibles causas y factores de riesgo incluyen:

  • Antecedentes: Si tienes antecedentes familiares de miomas, es posible que tengas un mayor riesgo de desarrollarlos.
  • Hormonas: Las hormonas, en particular los estrógenos y la progesterona, desempeñan un papel clave en el crecimiento de los miomas uterinos. Estos tumores tienden a crecer durante los años reproductivos de una mujer, cuando los niveles de estas hormonas son más altos.
  • Obesidad: Existe cierta evidencia que sugiere que las mujeres con sobrepeso u obesidad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar miomas uterinos.
  • Factores dietéticos: La dieta puede influir en el riesgo de desarrollar miomas uterinos. Por ejemplo, una dieta rica en carne roja y baja en frutas y verduras podría estar asociada con un mayor riesgo.
  • Embarazo: Algunos estudios han encontrado que las mujeres que han tenido al menos un embarazo tienen un menor riesgo de desarrollar miomas. Sin embargo, el embarazo en sí mismo no previene la aparición de miomas ni sus síntomas.

Es importante que tengas en cuenta que los factores de riesgo no conducen necesariamente al desarrollo de miomas, y muchas mujeres con uno o más de estos factores de riesgo nunca desarrollarán miomas uterinos. 

¿Se pueden tratar los miomas?

Si los miomas no te causan molestias, no es necesario iniciar un tratamiento, pero sí es muy conveniente que sigas las instrucciones del ginecólogo y que realicemos controles periódicos de su evolución. 

Si los miomas te provocan síntomas como dolor o sangrado menstrual abundante o si deseas buscar el embarazo, la mejor opción es que realicemos un tratamiento individualizado médico o quirúrgico.

Con el tratamiento adecuado, podemos controlar o eliminar por completo los síntomas ocasionados por la presencia de miomas o las complicaciones que pueden ocasionar si deseas quedarte embarazada.

Tratamientos de los miomas

  • Tratamientos médicos.
  • Tratamientos no invasivos.
  • Radiofrecuencia.
  • Tratamiento quirúrgico conservador mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasiva.
  • Tratamiento quirúrgico radical mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas.

Tratamientos médicos

En la actualidad contamos con tratamientos médicos muy efectivos, seguros y sin efectos secundarios  que mejoran los síntomas más relevantes y reducen de manera significativa el sangrado menstrual abundante y el dolor.

Gracias a estos tratamientos, las mujeres en edad fértil pueden evitar la necesidad de someterse a cirugías como la miomectomía (extirpación quirúrgica de los  miomas uterinos) o la  histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) hasta haber cumplido su deseo de ser madres.

Tratamientos no invasivos

  • HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound): es un tratamiento adecuado para mujeres con pocos miomas, pero está indicado en pocas ocasiones. Con esta técnica se pueden eliminar los miomas mediante ultrasonidos.
  • Embolización de las arterias: es eficaz para el tratamiento de los miomas múltiples, pero solamente como alternativa a la extirpación del útero.
  • Radiofrecuencia: es un tratamiento muy eficaz, rápido de programar y fácil de realizar que elimina los miomas a través de ondas electromagnéticas. Especialmente indicado en mujeres que tienen pocos miomas. 

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es una alternativa a la cirugía. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, rápida, eficaz y segura para el tratamiento de los miomas uterinos.

El tratamiento con radiofrecuencia se realiza por vía vaginal y consiste en introducir una fina aguja en el interior del mioma para destruirlo mediante energía térmica focalizada, en una intervención con una duración aproximada de 30 minutos.

Es un procedimiento prácticamente indoloro que no requiere hospitalización, permite una rápida recuperación postoperatoria, no deja cicatrices y preserva la fertilidad.

Tratamiento quirúrgico conservador  mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasiva

El tratamiento quirúrgico conservador de los miomas uterinos consiste en eliminar los miomas mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y es especialmente adecuado para las mujeres que tienen pensado quedarse embarazadas en un futuro.

El tratamiento se puede realizar por diferentes vías de acceso:

Con la cirugía mínimamente invasiva, el riesgo de complicación es prácticamente nulo, la recuperación post operatoria es muy rápida y se puede buscar el embarazo entre 3 y 4 meses después de la cirugía.

Tratamiento quirúrgico radical mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas

El tratamiento quirúrgico radical consiste en la extirpación total del útero mediante laparoscopia mínimamente invasiva, que es la intervención menos invasiva y la que favorece una recuperación más rápida.

La extirpación del útero (histerectomía) está indicada en aquellas mujeres que no desean tener más hijos y desean una solución definitiva a los síntomas de los miomas y evitar su reaparición.

¿Qué pasa si no me opero de un mioma?

La decisión de operarte o no hacerlo para tratar un mioma uterino depende de factores como la edad, el tamaño del mioma, el número, su ubicación, los síntomas que estés experimentando y tus objetivos de salud reproductiva.

Si no tienes molestias y no quieres buscar el embarazo, probablemente no sea necesario ni operarte ni iniciar un tratamiento de otro tipo. 

Pero si tienes síntomas o deseas ser madre en un futuro próximo, pide cita con el ginecólogo para que podamos llevar a cabo las pruebas que nos permitan alcanzar un diagnóstico preciso y decidir cuál o cuáles pueden ser los tratamientos más adecuados para ti.

Algunos de los factores que puedes tener en cuenta para valorar la posibilidad de operarte son los siguientes:

Tu calidad de vida

La decisión de operarte o no puede basarse en cómo los miomas afectan tu calidad de vida. Si los síntomas afectan negativamente tu bienestar, es conveniente que consideremos la cirugía u otros tratamientos para aliviar o eliminar esos síntomas.

Planificación familiar

Si tienes planes de tener hijos en el futuro, es importante que consultes con el ginecólogo tus opciones de tratamiento médico o quirúrgico.  

Riesgo de complicaciones

En algunos casos, los miomas pueden causar complicaciones, como torsión del mioma (cuando un mioma se retuerce sobre sí mismo), necrosis (muerte del tejido) o problemas urinarios o intestinales debido a la presión del mioma. En estas situaciones, la cirugía puede ser necesaria de inmediato.

¿Cómo se eliminan los miomas sin cirugía?

Los miomas uterinos también se pueden tratar sin cirugía con tratamientos médicos y con tratamientos no invasivos con los que podemos controlar o eliminar por completo los síntomas ocasionados por la presencia de miomas o las complicaciones que pueden ocasionar si deseas quedarte embarazada.

  • En mujeres en la etapa premenopáusica (en general, desde los 45 años hasta la menopausia), un tratamiento muy eficaz para reducir el sangrado abundante y el tamaño de los miomas consiste en utilizar antagonistas del factor liberador de gonadotrofinas.  
  • En mujeres que no desean un embarazo, un tratamiento muy eficaz para reducir los trastornos de sangrado consiste en utilizar gestágenos, anticonceptivos hormonales combinados o antagonistas del factor liberador de gonadotrofinas.
  • En mujeres que desean ser madres y buscar el embarazo pocos meses después del tratamiento, el tratamiento con radiofrecuencia está especialmente indicado. 
  • Como tratamiento prequirúrgico para reducir el sangrado y el tamaño del mioma, un tratamiento muy eficaz consiste en utilizar análogos del factor liberador de gonadotrofinas.

Si tienes preocupaciones o síntomas relacionados con los miomas uterinos, es importante que pidas cita con el ginecólogo para recibir un diagnóstico preciso y el tratamiento más adecuado y oportuno.

En Women’s, somos especialistas tanto en tratamientos no quirúrgicos muy efectivos como en tratamientos con cirugía mínimamente invasiva con un riesgo de complicación prácticamente nulo y una recuperación muy rápida.

Consulta con nuestros especialistas

Tipo de visita

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS

Gracias a la fuerte presión ejercida por asociaciones de mujeres con endometriosis y por profesionales de la medicina y especialistas en esta enfermedad crónica, se está consiguiendo frenar la discriminación que supone que cualquier mujer con endometriosis sea vetada en su deseo de ser funcionaria del Cuerpo Nacional de Policía.
Hablar de la menstruación en público, o en familia es todavía hoy un tabú. Aunque no tenemos inconvenientes en hablar de otros muchos temas.
El Instituto Nacional de Toxicología alerta del gran aumento de intoxicaciones en el ámbito del hogar desde que se inició el confinamiento.
La FDA (Food and Drug Administration de EE.UU.) ha aprobado Myfembree para el tratamiento del dolor asociado con la endometriosis. Myfembree estará «disponible de inmediato para pacientes con dolor moderado a severo con una receta de su proveedor de atención médica», según el comunicado de la empresa comercializadora.

PIDE CITA

Abordar la salud de forma integral y llevar un estilo de vida saludable te hará sentir mucho mejor.

Descubre cómo el Láser CO2 ginecológico puede ayudarte a mejorar tu bienestar íntimo.

HORARIO

L- J:
09:00 – 20:00 h.
V de 9:00 a 14;00